PARAGUAS BONITOS CON DISEÑO DE LLAMAS

Paraguas bonitos, originales y coloridos…¿Qué mejor manera de que un día gris y nublado cambie drásticamente? Que la lluvia no te amilane. Si quieres salir a pasear…pues pasea… y si llueve abre tu paraguas!, como dice la letra del tema musical de Queco.

Invertidos, compactos, automáticos o transparentes: los paraguas bonitos están acá

Si necesitas comprar paraguas para esta temporada, en nuestra tienda online puedes comprar paraguas bonitos, buenos, baratos y originales para mujer y niños.

Tenemos modelos para todos los gustos. Paraguas invertidos,  inversos o reversibles, de esos que se cierran al reves, es decir tienen cierre invertido para que no te mojes al hacerlo. También contamos con paraguas compactos de cierre automatico de viaje (con bolsita). Por último, la locura de los más peques: Paraguas transparentes tipo campana con diseños infantiles. 

Última actualización:

¿Cómo funciona un paraguas invertido?

¿Por qué comprar un paraguas invertido?

El paraguas de llama invertido es mucho más útil que el clásico de toda la vida. Se llaman así porque se trata de un paraguas que se abre al reves y se cierra al revés. ¿Suena raro? Pues para nada. Prueba uno de éstos y no volveras a usar uno convencional. Mira las ventajas: 

  • Fuerte y resistente gracias a su doble capa
  • Evita que te mojes al cerrarlo
  • La forma ergonomica del mango deja tus manos libres
  • Queda parado sin ponerlo en un paraguero
  • No se rompe con los vientos ya que si se da vuelta es como si se cerrara
  • Al cerrarlo, la parte mojada queda hacia adentro, por lo que tu no te mojas

En nuestra tienda también puedes encontrar estos artículos de llamas...

Caminar bajo la lluvia: ¿con o sin paraguas?

Hola! mi nombre es Romina y formo parte de dellamas.store®. De todos aquí, soy la única que ama la lluvia. Algunos me dirán loca y otros compartirán conmigo que los locos son aquellos que actúan como si del cielo estuviera cayendo ácido sulfúrico en lugar de agua.

De niña disfrutaba ver las gotas de lluvia correr por el vidrio de la ventana de mi cuarto mientras hacía las tareas del cole, soñando salir con mis botas de lluvia a chapotear por los charcos de la vereda, pero…mi madre no siempre me dejaba hacerlo. Hasta el día de hoy me pasa lo mismo. Cuando veo las gotas en mi ventana mientras trabajo con el ordenador, siento como las ganas locas de salir a la calle invaden todo mi ser. Y como ya no necesito el permiso de nadie, suelo darme el gusto de ponerme unas zapatillas viejas y salir a caminar hasta que mis pies nadan dentro de ellas.

Amo la lluvia de verano que con sus gotas ayudan a refrescarse del calor.

 Amo esa llovizna que pareciera caer solo para molestar a los demás porque es tan finita y delicada, que es más un rocío.
Adoro los chaparrones con sol que te cogen por sorpresa, duran menos de 5 minutos y nos dejan el arcoiris de regalo.

Tal vez, por ser del signo de cáncer, me guste tanto el agua, no lo sé. Amo ducharme, meterme a la pile y estar en contacto con el agua hasta que las yemas de los dedos se me ponen como pasas de uva. ¿Soy la única? o a ti también te pasa.

Sin embargo, las lluvias de invierno no me agradan tanto.

Si tengo que hacer algún trámite y está lloviendo, me dá pereza salir. Y si al despertar está lloviendo, me quedaría metida en la cama todo el día, acurrucada en el edredón y sin soltar el control remoto. Por eso es que, así como amo la lluvia, también amo los paraguas bonitos, con dibujos, alegres, divertidos y coloridos. Me resultan un accesorio mágico que tiene la capacidad de ponerle color a un día gris. 

Un buen paraguas es el filtro justo entre mi cuerpo y el agua.

Tengo un paraguas invertido y dos compactos de viaje, coloridos y vivaces, a los que acudo según mi estado de ánimo. Si la lluvia es muy fuerte y con viento, los siento más que necesario para poder hacer mis actividades de la manera más normal posible. Aunque debo confesarles algo: Incluso en invierno, incluso con más de 38 años de edad, un par de cuadras antes de llegar a casa, cierro mi paraguas y me dejo fundir con el agua. 

y vosotros…¿como caminais por la lluvia? ¿con o sin paraguas?